martes, 26 de agosto de 2008

Bookaneros

En Fuego con nieve, leemos una entrada que en sí misma es un precioso tesoro para compartir (preferentemente, Antonio, ante una buena botella de ron, ron, ron) :

(...) Tal vez todos los letraheridos seamos como ese cojo de Stevenson, bookaneros a la busca de un mapa o libro en el que, letras sobre el papel, vamos descifrando el camino hacia el tesoro. Y cada vez que abrimos un libro que merece la pena, estamos levantando los sellos que velaban esa pieza de cartografía maravillosa, o lo que es más: la mismísima tapa del cofre, bajo la que rutila el más precioso oro. En esto también, la literatura es alquimia. Pero siempre lo que nos da es un tesoro para compartir.

3 comentarios:

Mariana la de los libros dijo...

Qué buen libro el de Stevenson!!! Sobre todo, me gustó el análisis que del mismo hace Roland Barthes en "¿Por dónde comenzar?"

Javier López Y. dijo...

Comparto contigo el entusiasmo por La isla del tesoro. Una duda: el análisis de Barthes en el ensayo que comentas... ¿no era sobre La isla misteriosa?

Javier López

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Las botellas de ron (todas las botellas en realidad) mejoran con la compañía. Como los libros, que nos invitan a compartir el entusiasmo. Gracias por la cita virtual, Javier. La física, ya sabes,antes una botella de...