viernes, 5 de septiembre de 2008

Liber y Kosmópolis según Tökland


Hablamos, pocos días atrás, de Liber y de Kosmópolis. Ahora Pablo Odell (Tökland), reflexiona sobre ambos eventos, e imagina una fusión de ambos. Curioso. Y curiosas imágenes nos propone.

Supongo que parte del problema sería el cariz rotante de Liber entre Madrid y Barcelona. Las circunstancias en ambas cidades son distintas: si en una el 23 de abril es día clave, en otra lo es la Feria del Libro. Pero el fondo de la cuestión, en el que bien entra Pablo, es si un salón profesional como Liber debe tener una buena programación cultural abierta al público (ser revulsivo cultural es un sueño, claro). Cita Guadalajara, pero esta es un maravilloso híbrido entre salón profesional y feria del libro, y creo que por esto último es por lo que llega a tener la programación tan enviadiable que tiene. Liber es, hoy por hoy, un espacio casi exclusivamente profesional.

Quizá la clave (que frecuentemente olvidamos) sea definir a quien nos dirigimos... para quien hacemos ese salón, esa feria, ese evento.

Así decían en Tökland:

Tomemos de partida, como comenta Sfer de Librósfera, que los dos próximos acontecimientos claves para la Lectura y la Edición XXI, el próximo otoño, serán la Liber y la Kosmópolis. Parece evidente cuál de las dos está más orientada a la experiencia de la lectura, y cuál más al negocio de los libros. Y si resulta evidente, que ambas tienen estados de salud diferentes.
Parece difícil que en torno a K, vayan a articularse mecanismos de comercio y mercado directos, por su calidad de bien cultural y de bien público… Sin embargo, la Liber, como por ejemplo lo hace la
Feria Internacional del Libro de Guadalajara, podría recorrer mucho camino hasta ser además, en una fiesta de la literatura, de la cultura, de los contenidos… de la Lectura. ¿No sería interesante pensar una fusión entre ambas? ¡Salón Internacional Liber Kosmópolis!
De este modo, en la Liber, habría de todo …pero menos caspa, y de este modo, gracias al buen hacer de K, se sumaría “todo eso que no es caspa” a las transacciones comerciales.¿No quedaría mejor contextualizada por ejemplo,
la presentación de Read On Time by Publidisa, en un marco fashonetti de tendencias tecnológicas, de novedades aplicadas y flujos de valor cultural?
¿Que podría aportarle a K, un entorno como la Liber? Pues realidades. K es una experiencia sensacional, y como tal, parareal: desde una perspectiva productiva, uno sale de ahí pensando cosas como “ya te querría ver a ti presentando eso en el mercado”, o “si, genial, pero qué hago yo ahora con este entusiasmo de cultura”… Como siempre sucede, una propuesta en esta línea sería del desagrado de los extremos: la posmodernidad complaciente y la caspa que vende anillas de cortina, no suelen compartir ágapes de comercio ni soluciones culturales, pero para un buen número de profesionales y usuarios lectores… ¿Sería una experiencia a probar? ¿Qué piensan ustedes, estivales töklanders?
En la pasada edición de la Liber 2007,
comentábamos en Tökland sobre por qué no podía ser Liber todo el año
Buscábamos reforzar la idea de un planteamiento LIBER en red que entre otras cosas promoviera formación y aprendizaje en línea a los
stakeholders del sector…

1 comentario:

Pablo Odell dijo...

Hola Javier,

La primera composición (que la verdad me encanta ;) la trabajamos a partir de la imagen del año pasado. La segunda, es una simple suma de logotipos, como se ve. Es cierto que el carisma rotante de la Liber afecta: yo resolvería esto con una 'contra-Liber'más cultural, quizá no tan grande, pero con un mensaje claro: "cuando allí se negocia, aquí se viene a disfrutar de los libros y la lectura", y así sucesivamente. La clave, al menos, pasaría por despojar a la Liber de ese carácter exclusivamente profesional... ya que normalmente bajo esas etiquetas se amagan otras cosas muchas... 'que no son exclusivamente profesionales' sino más de mercado, más de gremios, más de federaciones de gremios, etc. Despojar a la Liber de esa exclusividad, no debería afectar negativamente a su fin ni afectar a su público, sino aprovechar el dispendio y la movida, para más cosas (relacionadas con su misión, entiendo)... Pero insisto, no tiene por qué coincidir en el espacio y en el tiempo, ni siquiera en las todopoderosas Madrid y Barcelona: podría ser algo exclusivamente en red (también reflexionamos algo sobre una Liber-en-red). Imitando a otras grandes marcas y remando a favor de la experiencia, mal o bien, Liber es ya un conjunto de energías... que sólo digo que podrían vehicularse mejor.

Del mismo modo, suelo echar de menos en Kosmópolis algún polo, alguna esquina, realmente orientada a profesionales, a 'nuevos profesionales', que tenga en cuenta los nuevos mercados, etc. La fiesta por la fiesta, aunque nos resulte molona, a mí no me basta. Por eso me enamoran la FIL ...o Frankfurt, que siendo Lo profesional, tiene su cosa de la lectura con fuerza (LITCAM) y desde luego, sus culturas invitadas de honor, con toda sus festicholas.

Saludos desde Tökland.