lunes, 22 de diciembre de 2008

¿Adiós a las devoluciones?

Leemos en Soybits:

Hace unos meses HarperCollins anunciaba el lanzamiento de HarperStudio, un nuevo sello que se caracteriza por no pagar adelantos a los autores —a cambio de un mayor porcentaje de derechos— y no aceptar devoluciones de las librerías.

Esta semana HarperStudio ha llegado a un acuerdo con la cadena de librerías Borders, la segunda de Estados Unidos en tamaño, según el cual Borders recibirá un descuento más grande en sus pedidos iniciales de libros de HarperStudio a cambio de no devolver los libros no vendidos.

Los resultados del experimento aún están por ver, naturalmente, y no sabemos qué consecuencias tendrá esta decisión para el conjunto de la industria a medio y largo plazo, pero aún así, el mero hecho de que Borders haya aceptado estas nuevas reglas de juego bien podría ser la noticia más importante en mucho tiempo para el negocio editorial.

Habría que preguntarse qué tipo de librerías podrían llegar a asumir condiciones de ese tipo, y que tipo de editoriales.



6 comentarios:

Blog de Libros dijo...

No me convence. Me parece que los más perjudicados serán los escritores desconocidos. ¿Quién se va a arriesgar a comprar sus libros?

murmullo dijo...

Por temas logísticos, en Bolivia los libros no pueden devolverse a las editoriales.
Esto genera una presión muy alta a las librerías que deben priorizar la adquisición de libros sobre las inversiones en infraestructura y la promoción. Sin tomar en cuenta el impacto que tienen los libros no vendidos en los balances generales.
Me llama la atención que Borders haya aceptado las condiciones. O el descuento es muy alto, o las publicaciones de HarperStudio serán aquellas cuyo potencial de éxito ya ha sido probado en otro lado.

Anónimo dijo...

Los escritores más perjudicados de lo que ya están, no pueden estarlo. De todas maneras para las editoriales pequeñas e independientes es una nuena solución, no pagar anticipos por aquello que en la mejor de las situaciones no llegan a vender ni doscientos ejemplares entre los amigos. En cualquier caso escritores y editores deben ponerse de acuerdo para publicar...

Anónimo dijo...

Hay que buscar un gran pacto entre escritores. libreros y editores, si no solo sobrevivirán los grandes grupos editoriales y comerciales. Sigue sorprendiéndome que en España no seamos capaces de plantear pactos cómo en Francia. Cada uno por su lado haciendo la guerra y quejándose de los libreros, editores y escritores, así no va... ¿para cuando dejaremos de vernos cómo enemigos? ¿cuando nos juntaremos y solucionaremos los problemas? Ojo los tres sufrimos el mismo problema.

Javier López Y. dijo...

Sigo sin entender que editoriales de muy distinto tipos, dirigidas a lectores de muy distinto tipo, mantengan sistemas de distribución y de comercialización parecidos. Por ahí habría que comenzar. Muchos editores se manifiestan atados a sistemas obsoletos que no le hacen llegar a librerías que potencialmente atenderían con más atención sus títulos (y no sólo sus novedades, sino sus fondos)
Para ciertos editores...¿cabría plantearse un modelo de distribución "lento" (slow)?

Natividad de la Puerta dijo...

En A Fortiori Editorial (editorial pequeña, pobre, independiente, periférica y suicida) estamos alcanzando acuerdos de complicidad con determinadas librerías, no pertenecientes a las grandes cadenas, a las que les hacemos el mismo descuento que las grandes exigen, a cambio de que realicen la compra en firme sin devolución.

Y que traten a nuestro fondo con cariño: visibilidad, inclusión en las guías de lectura, etc. Y nos va muchísimo mejor que cuando depositamos nuestros libros en los almacenes de determinados distribuidores.

Claro que hay mercados a los que solamente llegamos con distribuidor (Madrid, por ejemplo) Pero de momento pensamos seguir con esta política.