viernes, 6 de marzo de 2009

Edición y crisis: búsqueda de soluciones urgentes desde el Gremio de Editores de Madrid

Desde hace algún tiempo nos llegan comentarios desde asociaciones del sector de negación de efectos de la crisis en las ventas de libros. Sin embargo, en privado, no oigo repetir lo mismo. Es seguro que los efectos no tienen el mismo tempo para todos, y que posiblemente los medianos o pequeños lo noten menos, pero no por ello les resultará menos demoledor. Parece que nos empeñáramos en espantar la crisis negándola.

Leemos en Paradigma Libro:

LOS EDITORES SE MOVILIZAN CONTRA LA CRISIS: COMPARTIR ES VIVIR

Finalizado febrero, y a las espera de las últimas liquidaciones de ventas, los editores tienen de nuevo el corazón en un puño. La situación no puede ser más preocupante. Como decíamos en una anterior entrada: librerías vacías, devoluciones masivas y compras muy retraídas. El consumo ha caído y las cifras empiezan a cantar, ya no los cantos de sirena, sino la sirena de alarma. A falta de datos oficiales, y cansados de los eslóganes oficiales que llaman al triunfalismo del bolsilibro, los editores han optado por la sensatez y el pragmatismo: compartir información.

A grandes males, grandes remedios. A iniciativa de los miembros de este blog, y tras una puesta en común con varios colegas, la Junta directiva del Gremio de Editores de Madrid ha aprobado el envío de la siguiente encuesta a todos sus afiliados. El objetivo que persigue esta encuesta es la de establecer una radiografía urgente de la situación en que se encuentra el sector y a partir de la misma sugerir un plan de acción u hoja de ruta para el sector editorial. (...)

(...) Esta encuesta, una vez recolectados sus datos entre los editores, servirá a modo de radiografía provisional pero veraz de lo que está ocurriendo realmente en el sector. Por primera vez los editores se deciden a acabar con la tradicional opacidad y falta de transparencia, y en un gesto, importante gesto, se han decidido a compartir su información. Bienvenida sea esta iniciativa, paso previo a la elaboración del Plan anticrisis que tanto hemos insistido en reclamar.

En otra entrada anterior leíamos, también en Paradigma Libro:

EN EL CORAZÓN DE LA CRISIS: El pinchazo de la burbuja editorial

(...) Quién se ha resentido antes:
-Las cadenas y grandes superficies y las librerías con mucha venta institucional.
-Estas han sido las primeras en sufrir el impacto, esencialmente porque dependen del “tráfico” a tienda y de la compra por impulso.
-Las librerías con ventas institucionales, es decir, a bibliotecas, ministerios, facultades, bibliotecas publicas, etc… la morosidad administrativa a la hora de liquidar las compras les tiene en una situación desesperada.
Quien comienza a resentirse:
La librería tradicional.
A pesar de tener una clientela muy estable notan que esos clientes espacian más su visita a la tienda y su compra media es inferior, en número títulos y en volumen.
Efectos generales sobre el sector:
-Aumento de la profundidad de las devoluciones, esencialmente para liberar activos y reducir la financiación a terceros por parte de las librerías.
-Producto del aumento de las devoluciones se observa una disminución de la visibilidad de muchos títulos.
-Menor profundidad del fondo de catálogo en las tiendas.
-Implantaciones mucho más bajas y cautelosas.
-Compras más ajustadas.
-Compra media por cliente inferior en volumen y en el número de ejemplares.
-Menor visibilidad de títulos que no aseguren al menos una rotación potencial amplia.
-Liquidaciones menguantes de los distribuidores a los editores.
-Fuerte presión de las grandes cadenas sobre los editores para aumentar en algún punto el margen.




1 comentario:

Carola dijo...

Mientra esperamos los resultados de esa encuesta, desde luego no conviene negar la evidencia, como bien dices, Javier. El sector del libro no es ninguna burbuja que pueda librarse de que ocurre a pie de calle. Aunque claro, unos lo notarán más que otros. Pongámonos en el sector de la alimentación. Estoy segura de que los huevos se seguirán vendiendo igual y en cambio bajará el consumo de carne de cochinillo. Pero en el sector del libro, ¿quiénes son los huevos y quiénes los cochinillos?