martes, 14 de abril de 2009

Novelas para leer en la red. Nuevo experimento de Penguin Books

Con frecuencia nos preguntamos por los sistemas de producción de libros en un futuro próximo, y relegamos a un segundo plano el efecto que pueda tener la aparición de nuevas formas de creación literaria. Algunas de ellas apuntan a medio camino entre la literatura, la imagen y el videojuego. Para ese tipo de obras, si se consolidan, estaría sin duda fuera de lugar el debate "papel o pantalla" como soporte ideal. Me pregunto, especialmente, cual será la aceptación de los más jóvenes a este tipo de lecturas. La intuición me dice que es algo mas cercano a su realidad de lo que pensamos los que ya no somos tan jóvenes. Leíamos en EL PAÍS:

Penguin lanza seis novelas digitales concebidas para la Red

Cada relato tiene un desarrollo distinto, está vinculado a un clásico de la literatura y el lector puede cambiar sus desenlaces

R. BOSCO / S. CALDANA 01/05/2008

"Yo era la persona equivocada, en el lugar y el momento equivocado". Así empieza The 21 steps, un thriller firmado por el escritor escocés Charles Cumming que forma parte de We Tell Stories, una colección de seis novelas, concebidas y escritas para Internet, que se inspiran en otros tantos clásicos de la literatura, encargadas por la editorial Penguin Books.

"Hemos querido convertir la lectura en una experiencia interactiva", indica Adrian Hon, director artístico del proyecto, responsable de la "arquitectura de la historia", diferente para cada obra.

La primera novela, The 21 steps, es un homenaje a The 39 steps, de John Buchan, y como ésta empieza con un misterioso asesinato en el que el se ve envuelto el protagonista. Se desarrolla a través de Google Maps, así que el lector puede seguir los pasos de los personajes en los entornos reales captados por satélite.

"Ha sido un reto interesante y complicado, porque los escritores no estaban muy familiarizados con el lenguaje de los videojuegos. El objetivo era relatar las historias de forma que pudieran funcionar exclusivamente en Internet, que no pudieran existir en papel. Por ello, el equipo de diseñadores y programadores trabajó con los autores desde el principio y durante todo el proceso. No se trataba de coger un relato y adaptarlo para Internet, sino de crear obras totalmente inéditas, escritas para un medio interactivo", explica Hon. "Por ejemplo, en el caso de The 21 steps, en el primer borrador muchas escenas se desarrollaban en el mismo lugar, así que pedimos a Cumming que hiciera mover más al protagonista", añade.

Slice, una novela de Toby Litt basada en el cuento de terror de M.R. James The haunted dolls' house, relata las aventuras de una adolescente conflictiva en una casa encantada, a través de su propio blog y del de sus padres. Para que el lector se sienta más involucrado en la historia, puede enviar correos electrónicos a los personajes, seguirles la pista a través de Twitter y, por supuesto, añadir sus comentarios a las entradas de los blogs.

Los adolescentes protagonizan también Hard times, versión infográfica del clásico de Charles Dickens, firmada por el escritor Matt Mason y el diseñador gráfico Nicholas Felton. Más que de una novela se trata de una propuesta inédita para ver un estudio estadístico sobre el mundo de los jóvenes y sus hábitos.

Your place and mine, de Nicci French, seudónimo de la pareja de periodistas Nicci Gerrard y Sean French, está basado en Thérèse Raquin, de Émile Zola, una tormentosa historia de pasiones adulteras, crímenes y locura que levantó un gran escándalo cuando apareció, en 1867. Su versión digital es una historia de relaciones que sus autores escribieron en tiempo real una hora cada noche entre el 7 y el 11 de abril, de modo que los lectores que se conectaron entonces la pudieron leer en directo, aunque ahora no permite ningún tipo de participación.

En cambio los Fairy Tales de Kevin Brooks, a diferencia de sus homónimos de Hans Christian Andersen, permiten elegir el nombre de los personajes, sus principales acciones e incluso el tipo de final, que puede ser de alegre a trágico, pasando por varios matices intermedios. Además, si el lector no está satisfecho con el epílogo, puede escribir el suyo.

La colección se cierra con The (former) general in his labyrinth, un relato especialmente logrado, que se va construyendo según las elecciones del lector, escrito por Mohsin Hamid, ganador del Booker Prize por El fundamentalista reticente, a partir de Las mil y una noches. "El año pasado con A Million Penguins intentamos crear una wikinovela colectiva, pero ésta es nuestra verdadera primera incursión en los libros digitales, un camino que tan sólo acabamos de empezar", concluye Jeremy Ettinghausen, responsable de las publicaciones digitales de Penguin.

El difícil reto de trasladar el libro a la pantalla

La editorial británica Penguin realiza un nuevo intento de trasladar la experiencia de lectura en papel al ordenador. Hasta ahora las vías han sido fundamentalnente dos: crear el soporte (el libro de papel convertirdo en una especie de PDA, com es el caso de e-Reader y el reciente Kindle de Amazon) o crear obra original para el soporte electrónico (la escritura directamente en la máquina). Es el caso de los libros de Penguin en la web o el ya lejano -y fracasado- del escritor Stephen King de crear un novela en Internet (Montando la bala, 2001) que se escribía a medida que el lector iba pagando por sus capítulos. Ninguna de las dos estrategias ha convencido, de momento, al lector.


(Vía EL PAÍS)

1 comentario:

Blog de Libros dijo...

Me encantó esta nota. Va link en mi próximo Lo mejor de la quincena. Saludos!