viernes, 29 de enero de 2010

Feria del Libro de Sevilla: renovación y continuidad

¿Es posible hablar de continuidad y renovación, a la vez, en la FLS?... parece que si. La AFLS, la asociación que organiza la Feria del Libro de Sevilla apuesta por continuar las líneas de crecimiento (paso a paso: sin prisa pero sin pausa) que quedaron marcadas el pasado año. Y lo hace desde un profundo cambio organizativo en el que su junta directiva asume funciones activas y proactivas, e incorpora nuevos socios que vienen desde distintos ámbitos del mundo del libro (lo que aporta nuevas aportaciones y nuevas perspectivas). Como muestra: el nombramiento de Juana Muñoz como presidenta de la AFLS.
Con Juana coincidí durante años en las comisiones organizadoras de la feria del libro, antes de la existencia de la asociación. Yo acudía entonces como librero, ella como bibliotecaria. De carácter amable a la vez que exigente, consciente de las necesidad de no romper los consensos y equilibrios creados hace años, y profesional seria y de larga trayectoria, seguirá, ahora desde la FLS, trabajando por el libro y la lectura en Sevilla.
Así se cuenta en el blog de la FLS:


La AFLS, entidad que organiza la Feria del Libro de Sevilla, ha realizado recientemente cambios en su junta directiva, presidida ahora por Juana Muñoz Choclán.

Juana Muñoz ha sido directora de la Biblioteca Infanta Elena hasta el año pasado, fue premio FLS en 2008, y ha tenido una continuada y fuerte vinculación con la Feria del Libro desde las comisiones organizadoras que, antes de la creación de la AFLS, coordinaban el evento. El equipo directivo de la AFLS queda así:

Presidenta: Juana Muñoz Choclán
Vicepresidenta: Inmaculada Calderón Gutiérrez (Gremio de Librerías de Sevilla)
Secretario: Jorge Martínez Tost (Casa del Libro)
Tesorero: Federico Ontiveros González (Grupo Anaya)
Vocales: MªLuisa Amores Conradi (AEA, Asociación de Editores Andaluces), D. Pedro L. Ibáñez Lérida (Noches del Baratillo), Antonio Páez Crisóstomo (Fundación J.M. Lara), Francisco Javier Leiva Moreno (AZ Distribuciones)

Entre las primeras decisiones tomadas se encuentra la continuidad en su cargo del hasta ahora director de la FLS, Javier López Yáñez, para las próximas cuatro ediciones.

La prensa se hizo eco de esta renovación:


- Javier López y Juana Muñoz, el nuevo tándem de la Feria del Libro (El Correo de Andalucía)

- La Asociación Feria del Libro elige a Juana Muñoz como presidenta... (Europa Press)

jueves, 28 de enero de 2010

25 años de la Librería Céfiro (Sevilla)

Unos formidables libreros que cumplen años (vía Diario de Sevilla): Librería Céfiro.
ESTÁ especializada en libros de Historia y su primer cliente fue un historiador. Es una de las muchas anécdotas que atesora Eduardo Baraja (Sevilla, 1951), que el 28 de enero de 1985 abrió la librería Céfiro en la calle Virgen de los Buenos Libros. Un negocio que el jueves cumplirá 25 años de vida. "La primera persona que entró en la librería sigue viniendo todos los sábados. Suele venir a la una de la tarde y siempre se lleva algún libro". Baraja se refiere al historiador Francisco Espinosa. Uno de los muchos autores que han figurado en el escaparate de Céfiro. "En la puesta en marcha me ayudó mucho Isabel Tejera, de la librería Vértice, en la calle Mateos Gago, y una de las cosas que me recomendó fue que tuviera un buen escaparate. Por eso busqué una esquina".

Y por eso el lector, o el simple paseante que pase por esta esquina, verá desde la calle libros con portadas relativas a la conquista de las Islas Molucas, la ganadería guipuzcoana durante el Antiguo Régimen, leyendas de la Inglaterra del Rey Arturo o Sevilla bajo la monarquía de Amadeo de Saboya. Todas las épocas, todos los lugares, biografías de mujeres con carácter como Teresa de Ávila o Catalina la Grande, y un tercer escaparate, más reducido de tamaño, que siempre suele ser monográfico y ahora, para delicia de la legión de seguidores del género, está dedicado a los piratas, con títulos de Salgari, Stevenson o, sorpresa incluida, de Lope de Vega.

Eduardo Baraja, sevillano de la calle Marqués de Paradas, dejó Medicina en quinto curso y decidió que había llegado el momento de ponerse a trabajar. No sólo recuerda al primer cliente. También el primer éxito de ventas: no un autor de masas o un best seller. "Fue un libro editado por la Consejería de Cultura, un volumen de grabados que era octogonal por las ocho provincias andaluzas". El buen librero, caso de Baraja, es el que le da hospedaje en su librería a La Historia del Arte de Grombich, siete millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, y a libros "de poesía editados por los propios poetas que me los traen a la librería".

Los 25 años le cogerán leyendo portugués. "Voy a empezar el primer tomo de las obras completas de Teixeira Gomes, un señor de Portimao que fue presidente de la República Portuguesa". Eduardo Baraja estudió portugués "por gusto y por ideología" y todos los años, hasta que la crisis suspendió el año pasado la celebración, acudía a Portimao, en el Algarve, a un congreso de cultura Iberoatlántica. Tuvo clientes políticos cuando el Parlamento andaluz estuvo en la iglesia de San Hermenegildo y la presidencia de la Junta, con Borbolla, ocupó el palacio de Monsalves.

En este cuarto de siglo, cambio de siglo, de milenio, de moneda y de soportes de escritura, cambios en la propia piratería, el librero ha tenido en su negocio un observatorio de los cambios de la sociedad. "Si tuviera que mencionar uno, diría que en estos años se ha notado que la mujer lee más y mejor que el hombre. Cuando viene a la librería, sabe lo que quiere, te lo pide directamente. El hombre por lo general está más despistado". Pasaron insoportables levedades del ser, nombres de la rosa y memorias de Adriano. Si el librero que se curó de la Medicina con los libros tuviera que elegir tres autores representativos de este tiempo de escaparate y esquina, lo tiene claro: "Domínguez Ortiz, que incluso nos honró con su presencia, García Márquez, que nunca pasa de moda, y Cernuda, en parte por gusto personal, me ocupo de que nunca falte".

Un historiador, un novelista y un poeta. Y una de piratas. Los libros de autoayuda sólo los tiene por encargo.

martes, 26 de enero de 2010

Librería Rayuela (Málaga), negocios por escribir

J.J. Buiza - El Sur
(Vía Cegal: http://www.cegal.es/lib/noticias/detalleNoticia.php?codigo=1198)

Seguramente hoy hay muchos malagueños a quienes el nombre de ‘Rayuela’ les suena más por la librería de su ciudad que por el antiguo juego de niños o la famosa novela de Julio Cortázar. Aquél fue un libro singular e innovador, que eran precisamente las características que querían imprimir Juan Manuel Cruz y María del Carmen Niño al negocio que empezaron a fraguar allá por principios de los 80.
«Para nosotros era muy importante que el libro tuviera un efecto llamada», explica Juan Manuel para resumir la filosofía de Rayuela. Por esta razón, se esforzaron en cuidar como nadie la presentación de sus productos, colocando las novedades más importantes con la portada de cara para que llegara con más fuerza a sus clientes. A esto se sumaron después otras novedades como la informatización de los procesos de comercialización y catalogación o la puesta en marcha de un hilo musical en la librería, algo prácticamente impensable por aquel entonces en el sector.
«Queríamos romper con el silencio casi sepulcral que imperaba en las librerías, como si fueran bibliotecas», comenta Cruz. Aquellas acciones innovadoras acabaron dando sus frutos y Rayuela es hoy una de las librerías más conocidas de la capital.En sus casi tres décadas de vida se ha mantenido firme contra viento y marea mientras otros tantos negocios de su ramo cerraban, resistiendo el envite de poderosas cadenas como Fnac o La Casa del Libro, que han desembarcado recientemente en la ciudad.
Calor de gremio
A los propietarios de Rayuela les gusta decir que una de las claves de su éxito ha estado en el buen ‘feeling’ que han establecido no sólo con sus clientes, sino con sus propios competidores. Por esta razón, cuentan con una base de datos en la que figura en qué establecimientos puede encontrarse cualquier título y, si ellos no lo tienen, informan al interesado de dónde lo puede encontrar. «Siempre hemos buscado ese calor del gremio», afirma Juan Manuel Cruz, quien es además el presidente de la Federación Andaluza de Libreros y miembro de la junta directiva de la confederación nacional del sector.
Fue en 1981 cuando él y su socia iniciaron su aventura empresarial. Juan Manuel había trabajado varios años en el ramo y, tras cerrar la librería en la que estaba empleado, surgió la posibilidad de establecerse por su cuenta.
En aquellos primeros tiempos, Rayuela se ubicaba en la calle Granada y los comienzos fueron duros. Al poco tiempo, sus responsables decidieron darle una vuelta de tuerca al negocio y destinaron un 30% de su catálogo a obras especializadas en psicología y pedagogía, dos carreras que acababan de despegar en el campus universitario de Málaga. «Eso nos ayudó mucho a consolidarnos, pero continuamos tocando todos los temas», matiza Cruz. Hoy, la librería sigue gozando de prestigio entre los profesionales de estos campos, hasta el punto de que el Colegio de Psicólogos de Andalucía les ha llegado a conceder una mención especial por su aportación.
En todos los idiomas
Juan Manuel y Mari Carmen vieron en los idiomas otro campo por potenciar. Por eso, a los siete años de arrancar pusieron en marcha un nuevo establecimiento,Rayuela Idiomas, que cuenta con cerca de 50.000 títulos escritos en lenguas de todo el mundo.
Hoy, el grueso del negocio se lo reparten este local especializado, situado en la plaza de la Merced, y la librería principal de la calle Cárcer, con materias de todo tipo y amplias secciones de psicología y educación. En el año 2003, los responsables de Rayuela decidieron añadir otra pata más al grupo, haciéndose con la concesión de la librería ubicada en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC Málaga). Juan Manuel Cruz resalta que la experiencia ha sido positiva, pero adelanta que en los próximos días llegará a su fin y dejarán este establecimiento para centrarse en los otras dos.